Personal, Reflexiones

CUANDO LA VERDAD DUELE

A la mayoría de las personas cuando se les pregunta que es lo que más odia de la gente, casi toda responde: «odio la mentira» y «odio la hipocresía». Y eso mismo respondo yo, porque eso es precisamente lo que más detesto: la hipocresía, la falsedad de la gente. Pero no solo en la gente a mi alrededor con la que me relaciono, odio la hipocresía en general.

Soy una persona que no me gusta ver las cosas ni medio llenas (optimista) ni medio vacías (pesimista). Me gusta ver las cosas a la mitad, o sea, me considero una persona realista. Prefiero mil veces una verdad dolorosa a una mentira piadosa. Pero para la mayoría de la gente es preferible que le digan una mentira piadosa a que le digan una cruel verdad. No aceptan la realidad, les gusta que le regalen los oídos, les bailen el agua. Porque todo el mundo quiere escuchar que es, lo que quisiera ser.

Todo el mundo quiere que le digan que lo que piensa, dice o hace es lo correcto. Entonces, empezamos a aceptar más a las personas que nos lo reafirma y rechazamos de alguna u otra forma a las que no lo hacen.

Cada vez que veo la serie de «House», siento que me identifico más con el protagonista, con el Doctor House. Es un hombre al que lo han catalogado como «antisocial» por su forma de decir las cosas al no tener reparos ni miedo en decirlas tal como son, así suenen crueles o hirientes. No es que le dé por insultar así por que si. No. Lo que pasa es que es un hombre extremadamente franco y dice la verdad tal y como es, pasando por cruel y sarcástico. Características que a la mayoría de la gente le parece detestable. Mientras que a mí me parece todo lo contrario.

Me gusta la franqueza, me gusta la verdad, me gusta ver la realidad tal como es así sea una realidad cruel. No me gusta tapar el sol con un dedo y mucho menos que alguien me lo intente tapar. En cambio, me gusta mostrarle el sol a la gente que lo quiere seguir tapando. Gracias a esta gran «cualidad» que tengo como este personaje de «House», es que me he ganado odios de mucha gente. Porque soy una de esas personas a las que por su forma de ser y forma particular de pensar, o caigo muy bien o caigo super mal. No hay puntos medios. Y la verdad es que son más a los que caigo mal que a los que caigo bien. Pero es algo que no me importa, la verdad.

Pero es obvio que a la gente no le gusta que le recalquen sus defectos, (y no es que yo esté recalcando los defectos a todo el mundo tampoco). A lo que voy es que me molesta que la gente diga que le disgusta la hipocresía, pero son hipócritas consigo mismos y por ende con los demás. Que se crean una cosa, pero son otra. Y lo peor, es que les molesta que le digan lo que son. ¡Eso ya es el colmo del descaro! A mí no me gusta que me engañen, y por ende que me muestren algo que sé que no es. Si me muestran lo que no es, yo les muestro lo que si son. No tengo pelos en la lengua. Y así mismo me gusta que sean conmigo. Me gusta que sean directos, al grano, francos, pero con algo real, que tenga justificación. ¿Pero insultar por insultar? No. Eso no va conmigo. Decir cosas que no son, ¿para que?.

Es que… ¿Por que me voy a ofender por algo que sé que no soy? Y más aún, ¿por que me voy a ofender por algo que si soy? Pero para la mayoría de la gente, la verdad duele. Y la triste realidad es que la gente es hipócrita consigo misma, y se ofende más por lo que si son que por lo que no son. Le gusta tapar el sol con el dedo y maldice a la persona que se lo intenta mostrar. Tienen vergüenza de ser lo que son y odian verse al espejo. Y odian a las personas que les pone un espejo enfrente. Gente que huye de si misma y se refugia en su propia mentira y en su misma hipocresía. Pero así está ahora todo el ser humano, maldiciendo a los demás e insultando a los demás para poder esconder sus propios defectos y vergüenzas. Como si de esa forma disminuyeran o desaparecieran. Y, así y todo, la mayoría de la gente sigue diciendo que «odia la hipocresía y la mentira». ¡Que descaro! ¿No es esto la peor hipocresía que pueda existir? La verdad duele. Pero yo con tal de saber la verdad, que duela todo lo que quiera. No me gusta engañar ni vivir engañada y mucho menos engañarme a mí misma. Por eso a mí si me gusta verme al espejo. Y trato de mirarme yo primero, antes de criticar a los demás. Solo me imagino si todo el mundo lo hiciera también.

 

 

Parte de texto sacado de Internet y que me venia al pelo.

 

30 comentarios sobre “CUANDO LA VERDAD DUELE

  1. Me siento muy identificada contigo así pienso yo y actuo, pero también te digo que eso me ha jugado no pocas veces malos tragos, no todo el mundo te acepta así y tampoco aceptan la sinceridad, a veces se hace daño sin querer y también me lo he hecho a mi misma, es difícil cambiar pero los años van limando asperezas, y a veces simplemente hay que intentarlo y morderse la lengua y callar, a mi me cuesta pero…. así es el mundo en que vivimos.

    1. Un clavo saca a otro clavo, o eso dicen. Hay cosas que no tienen solución en esta vida. Y morderme la lengua y callar ya lo he hecho muchas veces. Así que paso… Ademas como es gente o situaciones que no aportan nada a mi día a día, a mi vida, cuanto mas lejos mejor que mejor…..

      Gracias por tu comentario.
      Saludossssssss

  2. Yo también creo que se debería ser sincero, hay veces que he dicho alguna verdad piadosa pero es mejor ir con la verdad por delante, tanto buena como mala.

  3. Bueno no es decir la verdad, sino nuestra verdad, que cada uno tendrá la suya. Soy una persona sincera y clara, siempre y cuando no vaya ha hacer el mal a alguien, ahí prefiero callar si puedo evitarlo. Prefiero ser sincera conmigo misma y allá cada uno con lo suyo

  4. ¡Hola! Yo soy de las personas que dicen la verdad siempre, aunque duela, aunque moleste y aunque no sea lo que los demás quieren escuchar.. Siempre digo las cosas claras, tal cual las pienso y las siento. Pero siempre hay personas que se ofenden, se molestan o se enfadan cuando les dices la verdad.., pero aún así nunca mentiré.

  5. Súper identificada con vos, te felicito, en lo único que no concuerdo es en lo del vaso medio lleno, ya que a mí sí me gusta verlo de ese modo, me considero una optimista innata y no creo que sea asunto de querer engañarse una misma, sino que simplemente para mí es mejor ser positiva sin dejar de ver la realidad de las cosas, por otra parte claro está que tienes mucha razón, la honestidad ante todo, las cosas serían muy diferentes si las personas fueran sinceras en vez de hipócritas, creo el mundo mejoraría un montón, gracias por este artículo, me ha gustado mucho!

  6. Bueno, mi pregunta sería ¿Que es la realidad? o ¿Quién es dueño de la verdad? En todo caso creo que todos somos dueños de nuestra verdad, es decir yo no puedo ir diciéndole a todo el mundo lo que me parece y esperar que todos lo acepten, si bien soy una persona frontal creo que en esta vida lo mejor es ser diplomático, saber en que momento si y en que momento no, en fin es solo mi punto de vista.

  7. La verdad siento que si te estuviera viendo a través d ela pantalla, vería a alguien frustrada y molesta por algo. Creí que era un post de reflexión, pero veo que me equivoco, al menos yo no siento ésa idea.

    Y pues, yo creo que tampoco querría las mentiras cuando sę que soy capaz de aguantar por mas hirientes que sean, las verdades.

    Saludos

    1. pues estas equivocada ni estoy frustrada ni nada de nada…. Solo que soy así… odio la mentira, la falsedad, la hipocresía y últimamente hay mucha gente así y no esta demás recordarse lo a ellos y a toda la gente….

      Muchas gracias por tu comentario.

      Saludossssssssss

  8. Yo siempre voy a preferir una verdad que duela o amargue a una mentira que disfrace y maquille…claro cuidando la diplomacia y las formar de herir menos

    Saludos

  9. Hola! Pues yo tambien soy bastante franca con lo que digo, y conozco a alguna que otra gente es igual. Yo creo que el problema esta en como se dicen las cosas, por ejemplo con House, creo que a veces necesita decir las cosas con mas tacto. Hay una fina linea entre ser abusivo y ser honesto, si decimos las cosas sin pelos en la lengua hay que tener cuidado con las palabras que se usan.
    Saludos,
    Mar

  10. ¡Aplausos! Pienso exactamente como tú, cuando soy sincera encuentro malas caras, debe ser que la gente prefiere que le digan que sí a todo, que lo hacen de maravilla y no atender a que la realidad es muy distinta…Que sigamos siendo como somos, Mayte!! Bss.

  11. Soy igual que tu, no tengo pelos en la lengua y siempre digo las cosas y el 90% caigo mal incluso me han dado el premio limón 2 veces cuando estudiaba por ser «acida» por ser franca e ir con la verdad por delante, Pero me he ido acostumbrando a esto, cuando era pequeña me dolía que la gente me tratará mal o no me quisieran en los grupos, pero después aprendí que no vale la pena si a alguien le caigo mal por decir la verdad, por que para mi eso es mucho mejor que la hipocresía de la gente.

    Besos linda, gracias por compartir estas palabras y hacerme sentir qur no soy la única que cae mal 🙂

  12. Hola guapa!

    Pues yo ya llevo un tiempo en el que digo lo que pienso, con tacto, pero lo que pienso. Eso de poner buena cara, de dar palmaditas y de bailarle el agua a la gente para no ofender… eso no es sano. Y la verdad es que lo prefiero. Yo acepto toda clase de críticas siempre que tengan fundamento. Me ayudan a crecer como persona, como profesional, como mamá y como todo. Lo que pasa es que desde bien pequeños nos enseñan a «ser correctos» o unos mentirosos dependiendo de como lo quieras mirar. Prefiero llorar un rato por una verdad a estar viviendo una mentira toda la vida.

    Buen post! Un abrazo !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.